Pecados santos


No son mis manos pecadoras, sino tu piel de pasiones la que aviva la hoguera de los vicios infernales. Mis labios saben de promesas inciertas, y aunque tu aura santa te libera de culpas, es tanto el que desea como el que hace desear.


Gracias por haber visitado mi página, si puedes dale click a una de las publicidades que estan en este post para poder seguir con este proyecto. ¡Gracias de nuevo por la visita!
Publicar un comentario