Compra Libros en Amazon.com

El dificil arte de seducir


Ambos conocemos las razones por las cuales estamos acá, ambos ansiamos lo mismo, ambos queremos lo que el otro quiere y sin embargo ninguno da el primer paso, nos conocemos desde hace tres meses y por fin hoy salimos, por fin hoy, definiremos la cuestión.

Las luces y los flashes iluminan lo justo y necesario como para verla y no verla, y poder jugar a pensar como son sus partes en sombras.
La música esta lo suficientemente alta como para poder oírla a duras penas y silenciar mis oídos lo suficiente como para poder pensar un millón de cosas a la vez.

Yo sé lo que ella sabe. Ella sabe que yo sé lo que ella sabe. Pero yo intento hacerle creer que no sé lo que ella sabe.
Él ignora que yo me di cuenta que él está tratando de hacerme creer que no sabe lo mismo que yo sé. Pero como él cree que yo ignoro lo que él está intentando hacerme creer, yo le voy a seguir el juego.

Son millones las palabras que hemos soltado de nuestras bocas y sin embargo ninguno de los dos esta prestando atención a lo que decimos, sino a lo que cada uno piensa.

Él sabe que yo sé. Pero hasta que yo no le demuestre que sé lo que él sabe, él no va a decirme lo que él y yo sabemos. Yo sé lo que él sabe, y estoy segura de esto porque un amigo de él me contó que es lo que él sabe. Así fue como me enteré que él no cree que yo sé.
Ella sabe que yo sé. Una amiga de ella me contó todo lo que ella sabe y eso me hizo saber más. Como ella no cree que yo sé, yo corro con ventaja. Pero... ¿y si ella no le contó a su amiga todo lo que ella realmente sabe?. En ese caso yo no podría estar tan seguro de saber lo mismo que ella sabe.

Ambos estamos por lo mismo, ambos sabemos exactamente lo mismo, ambos queremos lo mismo y sin embargo ninguno de los dos da el primer paso.

Seguramente él cree conocer todo lo que yo sé. Pero lo que él no entiende es que yo jamás le contaría a una amiga todo lo que yo sé. Porque de esa manera él se enteraría de todo lo que sé y yo no creo que eso sea bueno.
Ella ignora que yo no le dije todo lo que sé a mi amigo, porque aunque sea mi amigo no me gustaría que ella se enterara, por otro, de todo lo que yo sé. A esta altura creo que ella no sabe lo que yo sé y tal vez eso haga que me levante y me vaya.

Súbitamente ella apagó todos mis pensamientos con sus labios y yo creo que los apagó porque se cansó de pensar que es lo que yo sé que ella sabe.
Ella apagó nuestros “pensamientos” y fue lo mejor que podría haber hecho.


Nota de Autor: Estos son algunas de las conjeturas que hacemos cuando no nos animamos a demostrar lo que sabemos. En todas las ocasiones sustituya la palabra saber por la palabra sentir.


Gracias por haber visitado mi página, si puedes dale click a una de las publicidades que estan en este post para poder seguir con este proyecto. ¡Gracias de nuevo por la visita!
Publicar un comentario